Segunda oportunidad

Segunda Oportunidad

Y perderme en tus rutinas, en tus curvas y medidas. Ése era mi pasatiempo favorito. Un placer sólo comparable a cuando me enredaba contigo entre las sábanas y se nos hacía la noche ya mañana.

Aprendimos a querernos y odiarnos de todas las formas posibles, tantas como días tiene el calendario y descubrimos que el amor podía ser de todo, menos algo normal si en la fórmula matemática entrábamos los dos.

Tan distintos pero afines, buscábamos huir ambos de la soledad y sin quererlo empezamos estrenando falda y chaqueta con la intención de gustar, para llegar a compartir bata y catarro en un mismo sofá.

Experiencias y momentos de la vida que cuelgan ahora débiles entre pinzas a la espera de que sepamos perdonar. Si yo me perdí y tú encontraste el camino en otros brazos, era algo que tenía que pasar, para saber lo mucho que dejábamos atrás.

Seamos valiente, olvidemos, démonos una segunda oportunidad, que el amor resulta más fuerte cuando pierde en rencor y gana en memoria. Porque lo que yo no quiero olvidar es que fui el culpable de tus mejores sonrisas mientras tú eras la protagonista de todas mis películas.

No seguimos el guión usual, pero si éramos adictos al arte de improvisar, dejemos que el corazón mande de nuevo, para escribir otra página más.

Anuncios

4 pensamientos en “Segunda oportunidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s