La derrota admitida

La derrota admitida

Apurando los últimos minutos del reloj, me cambio la camisa. Con esta me siento más seguro, más informal y así no descubrirás mi intención, pero hoy al fin me lanzaré a la piscina. Después de muchas noches en vela, de paseos bajo la lluvia y de tablas eternas de gimnasio, me he armado de valor y ya no sólo te buscaré, sino que haré porque nos encontremos.

Llego puntual sabiendo que tú siempre te retrasarás, tal vez porque presientas que esa adrenalina que se me desata con cada minuto de espera, alimenta más mi deseo. Pronto mi corazón se dispara cuando te acercas rápido, sin aire y con miles de nuevas excusas, que casi no escucho porque me encuentro noqueado por tus labios. Tu olor lo ha inundado todo y tu mirada viva, seguida de tu iniciativa, me arrastran entre las calles mientras te sigo hipnotizado, buscando cualquier excusa para rozar tu piel.

Tu primera parada, frente a un escaparate lleno de cámaras. Precisamente desearía tener una en mis manos para captar esa sonrisa de ensueño, para inmortalizar este momento. Sin darme apenas cuenta, como un torbellino, me enfrascas en otra andadura y de un improvisado paseo paralizo mi tiempo mientras el reloj desesperado gira corriendo. No existe un día después ni la hora de despedirnos. No puede haber nada más detrás de esos ojos negros, ni de este momento.

Con el valor que otorgan varias copas y el halo de la noche, te cojo la mano, mientras siento auténtica electricidad recorriendo mis dedos. Decido entonces que no hablaré, que buscaré tus labios sin necesidad de palabras, sin embargo en ese preciso momento te encuentras con un fantasma y te vas sin intención de volver. Estás junto a mí, pero te he perdido y sin decirme nada sé que has vuelto a su lado.

Intento rescatar tu atención, aprovechar el ahora y acabo logrando tu momento de debilidad. Entonces me fundo en ti, te siento, te atrapo y con todo mi deseo recorro tu cuerpo con mis manos. Sería el éxtasis de mi felicidad, si no sintiera que hoy finalmente me ha tocado perder…

Anuncios

2 pensamientos en “La derrota admitida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s