Bajo las sábanas

Bajo las sábanas

Todo comenzó bajo las sábanas. Primero fue corto y en el tiempo distanciado. Con los días un recuerdo convertido en anhelo, que soñaba con tu presencia, que la inventaba e idealizaba.

Bajo las sábanas poco a poco crecimos, quedando una y otra vez. Allí me perdí, me encontré, te busqué y finalmente alcancé. Experimentamos de los fugaces y pasionales momentos, para vivir luego en una eternidad enlazados.

Descubrimos el placer de las siestas juntos y de los despertares aún más románticos. Bajo las sábanas sudamos, sufrimos, lloramos y reímos. Nuestro vínculo se hizo tan estrecho como al mismo tiempo se hacía pequeña la cama de tantas experiencias acumuladas.

Dejamos de ser desconocidos para aprender y entender de memoria el cuerpo de uno y del otro. Soñamos, abrazamos y vivimos. Y cuando en ocasiones chocábamos y cada uno huía a su esquina, terminaba siempre buscándote con mi pierna, amarrándote a mí. Enterraba mi hacha de guerra, disculpándome sin hablar, acariciándote sin tocar. Todo ello siempre bajo la complicidad de nuestras sábanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s