Los surcos del camino

Los surcos del camino

Camino, lo que has bailado con el tiempo,
de tanto andarlo, te has desgastado y lleno de surcos te presentas,
sin embargo luces con más encanto,
el resultado de la vida, del paso y contacto de la gente,
de la experiencia y sabiduría de los años.
Y es que me perdería y pasaría las horas escuchando tus historias,
viajando y conociendo otro tiempo.

Déjame hoy acariciar la huella de los años,
esas manos temblorosas acostumbradas a trabajar y abrazar.
Quiero mirar esos ojos que de tanta luz se van apagando,
pero que guardan aún el brillo de la ilusión y de la entrega más incondicional.
Tu rostro lleno de fuerza al que las arrugas no han perdonado,
pero que sigue invitando a los besos de verdad.

Seré tu guía y tus pasos,
cuando te falte fuerza al caminar.
Tu paciente alumno, ansioso de saber más
y el encargado de pintarte paisajes, de cantarte tus canciones o de devolverte recuerdos que caprichosos
se quieren escapar.

Camino, fuerte y sólido, siempre ayudaste a los demás.
Tendiste tu mano incondicional haciendo que todo fuera cercanía.
Apartaste con esfuerzo las piedras impidiendo que otros se cayeran
y ahora es tu armonía la que tropieza con los surcos de la edad.

En tu diccionario de la vida resulta fácil la palabra sacrificio
y nunca has dudado en con menos hacer más.
Toda tu ayuda y recuerdos son regalos impagables
y el hecho de conocerte mi mejor experiencia
del amor más desinteresado y leal.

El primer empujón de mi camino y el vacío más grande,
ahora que sé que ya no volverás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s