Tu protagonista

Tu Protagonista

Cuando fue el momento en el que me soltaste de la mano, no lo llego a recordar. Ajeno a lo que pasaba me empeñaba en creer en esta ilusión. En aferrarme a tu tacto, a tu risa, a tu complicidad, sin querer ver cómo te alejabas cada día de mi lado. Un dolor inevitable en la vida pero al que nunca se llega uno a acostumbrar cuando se ha entregado todo.

Ese amor incondicional, que creía que siempre se paralizaría en nuestros abrazos y besos. En tu alegría cuando me recibías risueña a mi llegada a nuestro hogar. En tus palabras cariñosas que ahora se han evaporado y en esa mirada que me rechazas y que antes estaba llena de ilusión. Parece que los buenos ratos eran finitos y que yo me empeñaba en no ver la realidad que siempre termina llegando.

No quiero este alejamiento porque te prometí que velaría siempre tus sueños y que no dejaría que nadie te hiciese daño. Te conté las historias más fantásticas y te consolé cuando los monstruos aparecían debajo de la cama. Te arropé noche tras noche y fui incapaz de conciliar el sueño cuando algún mal te acechazaba. Eras todo mi orgullo y aún hoy lo sigues siendo y será así mientras viva, porque hay sentimientos que ni los más duros vaivenes de la vida se pueden apagar.

No puedo retroceder el tiempo, ni impedir que el daño entre en tu alma. No puedo cumplir mi promesa porque somos marionetas en medio de un camino y es inevitable en algún momento el dolor. No puedo curar tu corazón herido, ni sustituir a un gran amor, pero no hay momento en el que no piense en ti. Por ello yo soportaré mi dolor y el tuyo, trataré de ser comprensivo y de entender que un día llegará el verdadero príncipe de tus cuentos y me tendré que hacer a un lado.

Mientras tanto deja que te consuele, que haga lo imposible para hacerte feliz, para que olvides los malos momentos y vuelvas a ser la niña de mis ojos. No me separes ni me ignores, porque desde luego que no hay ausencia que más pese a un padre que la que provoca un hijo y déjame ser egoísta y que me ilusione aunque sea por unas horas, para que vuelva a ser yo tu protagonista.

Anuncios

2 pensamientos en “Tu protagonista

  1. El final es genial. Sincero, habla desde el alma… Y muy elocuente la imagen de las marionetas… A veces actuamos a pesar de nosotros mismos. Tal vez sea por ese motivo: porque alguien nos “dirige o maneja”.
    Un gran saludo y buena semana, Aquileana :D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s